domingo, 10 de febrero de 2008

Viendo los toros desde la barrera

Por un tiempo indefinido, publicaremos las contribuciones de miembros del equipo del Observer. Este comentario es el tercero escrito por Alan D. Becker (foto), un gerente de ventas del diario. ¿Desea opinar sobre este comentario? Haga click abajo en “Deja un comentario”.

Alan ha trabajado por La Noticia, en donde fue gerente de ventas, y por Qué Pasa, como publisher.
¿Inglés o español? Esa es la pregunta.

El inglés es el idioma “oficial” de Estados Unidos, y según palabras del futuro ex presidente George W. Bush, todos tenemos que comunicarnos en esa lengua en este país. Una imposición muy fuerte para el trabajador hispano promedio, ya que como dice el buen chano, “¿A que horas manito?”.

La gran mayoría de los trabajadores hispanos en este país, no tiene el tiempo de aprender el idioma, trabajan de sol a sol, seis días a la semana y los domingos la cáscara y los cuates son en español. Hay algunos aun jóvenes que se les facilita y lo empiezan a masticar poco a poco, hasta que se convierten en los portavoces de los patrones, traduciendo y comunicando al resto de la cuadrilla. En el día a día, la fuerza laboral latina no tiene que hablar inglés; los comercios, preocupados por atraer sus dólares, disponen de otros latinos empleados para facilitar las transacciones comerciales.

Lo anterior está muy claro, pero ¿qué pasa con las familias? ¿Qué pasa con los hijos de los trabajadores latinos; pues éstos atienden a escuelas públicas y se integran de la mejor manera posible al resto de sus compañeros? Este fenómeno de integración les lleva a dejar de hablar español para no ser menospreciados por los compañeritos anglosajones. Y tristemente ¡empiezan a hablar en inglés entre ellos mismos! Se me hacia muy simpático oír a pequeños hablando en inglés para que sus madres no les entendieran, y me daba mucha risa, porque a mi me hacían lo mismo, y seguramente a usted que ésto lee, también.

Pero la realidad es que los padres no hacen esfuerzo para que los niños se mantengan bilingües. Yo puedo presumir que en mi casa solo se habla español, pero la realidad es que poco a poco se pierde. El otro día le conteste a mi esposa, “Dame el pollo y yo lo grileo”. Semejante barbaridad de alguien que en muchas ocasiones se mete en problemas por defender el idioma de Cervantes.

Es algo inevitable, poco a poco se nos olvida el idioma, y lo peligroso es que el idioma va junto a la cultura. El español nos une como hispanos, y no mantener nuestra cultura nos pone en peligro de perdernos en al abismo de los clásicos:
Parquea la troca
Vamos a lunchiar
Le vacumo la carpeta
Hay que freimiar la casa
Le mowno la yarda
Whatchamara you
Te llamo pa tras
Yo soy ruffer
No puedo afordar
Jala la traila
Letusgo
Hasta la vista baby
Y usted, ¿tiene alguna frasecilla propia?

Creo que es hora de defender nuestro idioma y cultura: no más americanismos, no más permitir que a sus hijos se les olviden su idioma y cultura. Defendamos lo nuestro. No permitamos que la Generación Ñ quede en el olvido.

Hay que sentirnos orgullosos y desplegar nuestra cultura y lo rico que es nuestro idioma.

Etiquetas: , , , , , ,

3 Comments:

Blogger Anonimo said...

"Mopear el piso"
"Kickear la bola"
"Chapas" en lugar de Chiapas... ah no, ese si es de Mexico.

Creo que lo mas fastidioso es cuando la gente se refiere al precio de algo an pesos en lugar de dolares.

ejemplo.
"Cuanto costa la troca esa?"
"10,000 pesos marchartita"

jeje

lunes, febrero 11, 2008 11:40:00 a. m.  
Blogger Paola said...

Estoy totalmente de acuerdo. No podemos dejar olvidar nuestro idioma español. Pero para ello, debemos iniciar por nosotros mismos. En mi caso, soy Comunicadora Social y trabajo en un medio de comunicación escrito en Raleigh. Me incomoda ver como en reuniones donde toda la gente es latina la charla se hace en inglés. La entrega de premios tal donde desde los ganadores hasta los que organizan el evento son latinos en inglés. UNa reunión de peridodistas latinos donde todos hablan español, incluidos los conferencias o patrocinadores en inglés y así por el estilo.
Tal vez estoy equivocada y todo deba ser en ese idioma, pero si no empezamos por nosotros, ?qué más debemos esperar?. Bueno esa es mi apreción personal.

Paola Jaramillo

martes, febrero 12, 2008 2:29:00 p. m.  
Blogger Rogelio Aranda said...

El tema de la mezcla de idiomas es el enfoque de un reportaje en la edición más reciente de Mi Gente:

Estudiantes hispanos conjugan muy bien el verbo “skipear”

http://www.migenteweb.com/news.php?nid=3988

lunes, febrero 25, 2008 3:06:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home